Bobo de camarao: Receta brasileña de gambas en salsa de coco



5,0 - 0 voturi










Colorida y llamativa, la exótica cocina brasileña ofrece interesantes combinaciones culinarias.

Bobo de camarao es una receta típica afro-brasileña, que combina gambas frescas con una salsa deliciosa basada en mandioca, verduras y leche de coco.

Los sabores destacan por las notas de cítricos fresco (se usa el zumo de lima). La sedosa salsa de coco y mandioca rodeando delicadamente las especias, le dan un aroma fino a las gambas.

Si quieres un viaje culinario por Río de Janeiro, entonces, tienes la receta perfecta para acercarte a las olas del océano: “bobo de camarao”, preparada sólo con ingredientes frescos y sabrosos.

Ingredientes:
-800 gr de gambas frescas (si no tienes frescas, las congeladas también están bien – es importante que sean grandes, con cáscara y con cola)
-una caja grande (400 gramos) de leche de coco
-mandioca – aproximadamente 500 g
-una cebolla blanca y una cebolleta
-3 tomates
-un pimiento de color
-un paquete de perejil (o cilantro)
-unos pocos dientes de ajo
-2 limones o limettes
-aceite de palma rojo (si no tienes, el de oliva también va bien)
-sal y pimienta
-cúrcuma (opcional)


Primero, nos ocuparemos de la “cassava” o mandioca (o también: “yuca” o “tapioca”), el tubérculo tropical más famoso, natural del Sur de América y extendido por todas las cocinas exóticas:


Este tubérculo contiene una gran cantidad de almidón (usado como fuente de energía), así que podría ser la base de la comida, que espesa las salsas. Además, el aporte sustancial de carbohidratos, la mandioca también tiene vitamina C, calcio y fósforo, que enriquece el valor nutricional de la comida.

No tengas miedo de los productos exóticos cuando se hacen de forma sencilla y rápida. Por ejemplo, la mandioca sólo necesita pelarse (como una patata) y que se la lave, que se la corte en pequeños trozos y se hiervan en agua caliente con sal (como si hicieras un puré).



Cuando pase la prueba del tenedor (es decir, que el tenedor penetre fácilmente), es un signo de que está bien hervida (en unos 20 minutos). Escurre el exceso de agua, pon los trozos de mandioca en una olla y añade la mitad de leche de coco (antes de que abras el embase, agítalo bien para que se mezcle). Mueve bien.


Tendrás un puré muy cremoso y consistente.


Ahora que el puré de mandioca y coco está listo, sólo prepararemos las gambas.

Limpia las gambas de la cáscara y de las vetas de sangre, luego enjuágalas y escúrrelas bien. La forma más fácil es comprarlas ya limpias.

Corta la cebolla en trozos muy finos y fríelos con el ajo picado.


Si tienes aceite de palma rojo, entonces se aconseja que lo uses porque es muy saludable y dará a este plato brasileño un sabor y color especial. Si no tienes (yo tampoco tuve), usaremos otro también muy saludable, el aceite de oliva.

Cuando la cebolla esté vidriosa, añade las gambas.


Espolvorea sal y pimienta, moviendo constantemente durante 1-2 minutos hasta que las gambas se pongan de color rosa-anaranjado.


Añade la cebolleta finamente cortada y la pimienta.


Déjalo hervir un poco con la pimienta.


Luego, añade los tomates cortados (es mejor sólo añadir la pulpa).


Déjalo hervir en un poco de salsa de tomate restante.


Corrige el sabor, añadiendo especias a tu gusto.


Añade el puré de coco.


Mueve hasta que quede suave a fuego muy pequeño. Añade la leche de coco restante si la salsa está muy espesa.


Como la receta es afro-brasileña, la cúrcuma no debería perderse esta combinación, así que añade al final para dar color y perfume extra:


Si no tienes cúrcuma, está bien si no la pones.


Por último, añade las hierbas cortadas (cilandro en la receta original, pero si no tienes, el perejil también va bien) y el zumo de limetta. Mezcla bien.


Sírvelo con arroz basmati hervido y rodajas de lima.


O, para una experiencia aún más exótica, puedes servirlo con guarnición de arroz con mango.


Estas gambas deliciosas, salsa sedosa con toques aromáticos finos ¡son demasiados mimos!


¡Que aproveche!