Crepes: recetas muy rápidas


Tiempo: 
Publicado: 
Categorías:Postres /


5,0 - 0 voturi






Crepes son un plato cuya receta proviene de Bretaña, una región del noroeste de Francia, que se hizo famoso y se expandió por todo el mundo a gran velocidad. Pueden ser tanto dulces (“crepes”) como salados (“gallette”) y su relleno puede ser muy sencillo (azúcar, jamón, miel o chocolate) o llegar a ser una combinación espectacular y excitante. Al principio, los crepes se servían con sidra (bebida de manzana). Pero después apareció un nuevo método: “crepes Suzette” (crepes flameantes con licor y zumo de naranja).

En Francia hay un día festivo en el que se sirven crepes. Esta fiesta es “La Chandeleur” (el día 2 de febrero). Este día se ha convertido en el Día de los Crepes porque es ya una tradición ofrecer crepes. La leyenda dice que alguien que, en ese día, pueda lanzar al aire un crepe y recogerlo con la sartén con su mano izquierda llevando una moneda dorada en la mano derecha será rico y próspero el resto del año.

En Gran Bretaña también hay un día festivo relativo a los crepes, “Shrove Tuesday” o el “martes de los crepes”.

La presente receta es muy rápida y te asegura un resultado impresionante: ¡conseguirás los crepes más suaves que hayas probado jamás!

Su secreto es usar agua mineral con gas al final del proceso.



Ingredientes:

-5 huevos (puedes usar todos los huevos que quieras, dependiendo de cuántos crepes quieras hacer)
-harina blanca
-leche
-leche mineral con gas
-aceite de girasol
-mantequilla
-sal en polvo
-piel de naranja y azúcar de vainilla
-esencia de vainilla


Bate los huevos con sal en polvo. Luego, añade un gran vaso de harina (alrededor de los 300 gr).


Mézclalo con una cuchara hasta que la composición quede homogénea. Añade 2 cucharadas de aceite. Añade la esencia, el azúcar de vainilla y la piel de naranja rayada.


La composición debe ser espesa, homogénea y brillante.


Añade un vaso de leche fría y mézclalo hasta que la composición quede homogénea de nuevo.


Al final, añade el agua mineral con gas, mezcla constantemente hasta conseguir consistencia en la fina crema agria.


Pon un poco de mantequilla en la sartén de los crepes, derrítela y viértelo en la composición.


Vierte la mitad de un cucharón/cazo de la masa en la sartén caliente, vuelca rápidamente la sartén al aire hasta que la composición quede distribuida uniformemente hasta que quede dispuesta en la superficie como una capa fina.


La cocción es muy importante: mantén y aumenta el fuego hasta que empiece a hincharse y separada de la sartén por los bordes.


Luego, reduce el fuego a una temperatura media y quita el crepe de la sartén con una paleta de plástico. Entonces, dale la vuelta (al aire si tienes destreza o utilizando la paleta de plástico).


El crepe está casi listo, por lo tanto, necesitas ponerlo otra vez por el otro lado no más de un minuto (para que no se seque demasiado).

Luego, sácalo en un plato llano y repite el procedimiento hasta que termines la composición del crepe.

Los crepes estarán muy suaves, etéreo, calientes y fríos.

Puedes incluso enrollarlos de formas distintas, dependiendo de cómo te guste.



¡Que aproveche!