Pasta entera con berenjenas


Publicado: 
Categorías:Recetas italianas / Recetas de cuaresma / Pastas /


5,0 - 0 voturi








¿Qué tal un bol lleno de pasta entera, salsa cremosa de berenjenas y pimientos al horno, condimentados de forma delicada con zumo de tomate fresco, albahaca italiana fresca, orégano, mejorana y romero? Y si aún no te he convencido, entonces te diré que utilizaré la forma de pastas más inspiradoras (en mi opinión) “fusilli”. Estas espirales tienen la habilidad fantástica de fundirse en la salsa, así que cuando los comes, te ofrecen una satisfacción máxima: te aportan una gran cantidad de salsa y también te deleitarán por su perfil fino y arqueado.

Como me gusta que la salsa de berenjenas asadas y pimiento sea cremosa, ligeramente dulce, para sorprenderte utilizaré detalles picantes, le echaré unas rodajas de pimiento para crear una receta que despierte tus sentidos, que sea fácil de digerir, nutritiva y ligera al mismo tiempo.

“Fusilli di pomodoro e melanze” es una receta que ofrece un viaje culinario por la soleada Italia, porque es un plato lleno de color, aromático, un poco picante, atractivo y sabroso.

Hornea 2 berenjenas medianas y 2 pimientos. Pela las verduras horneadas y deja escurrir la pulpa de las berenjenas durante unas horas. Luego córtalas bien. Caliente un poco de aceite de oliva, corta finamente una cebolla pequeña y fríela durante unos minutos. Cuando la cebolla esté glaseada, añade las berenjenas y los pimientos cortados. Vierte una taza de zumo de tomate y déjalo hervir, moviendo constantemente.


Después de que la composición de berenjena y pimientos haya reducido un poco, añade las especias secas (orégano, romero y mejorana).

Mientras tanto, cocina la pasta al dente.


Si la salsa de berenjena está demasiado espesa, añade una taza de zumo de tomate. Añade sal y pimienta al gusto. La cantidad de salsa debería ser suficiente, porque los fusilli la absorben muy rápidamente.


Después de hervir durante tres minutos con el zumo de tomate, añade toques aromáticos: una hoja de laurel (para un aroma divino), un poco de pimienta negra, albahaca recién cortada, unas pocas rodajas de pimiento rojo. Mueve unas pocas veces.


Escurre la pasta hervida, pásala por agua fría y luego añádela a la salsa.


Mezcla bien, déjalo un minuto al fuego y cuando esté caliente, apaga el fuego.


¡Ves como atrapa la luz del sol! ¡Una verdadera receta de verano!

Si se sirve caliente, la pasta te ofrecerá un verdadero espectáculo olfativo.


¡Una receta real, simple y natural que mostrará tu preocupación por la salud y el ánimo de tu familia!

¡Disfruta este plato con tus seres queridos, dándoles un momento de relajación, placer junto con tus familiares o amigos! Recuerda que la hora de comer es un momento de liberación, alimentando cuerpo y espíritu. Aprovecha esos momentos para hablar con tus seres queridos y recuerda sonreír y pasarlo bien… Disfruta cada bocado, sin prisa…
¡Apreciar las cosas sencillas en la vida, ser feliz por que las tienes, especialmente, porque tienes personas con las que compartirlas!

Los mediterráneos viven mejor que nosotros, tienen menos accidentes cardiovasculares, son más felices, sonríen mucho más, disfrutan mucho más de las cosas que les dan placer, sea cuáles sean sus circunstancias materiales. Esta cultural del sol (como me gusta llamarla) les da más vitalidad y les hacen vivir cada momento de su vida.

Por eso, cuando uno hace cocina italiana, sirve “la pasta” como ellos lo hacen. ¡Con alegría y ganas de vida!


¡Que aproveche!

PD: ¡Una buena receta te proporciona comida sabrosa, pero una atmósfera placentera en la mesa es el ingrediente mágico para una comida maravillosa!