Pollo picante al horno


Tiempo: 
Publicado: 
Categorías:Recetas pollo / Plato principal / Recetas tailandesas / Recetas Asia /


5,0 - 0 voturi









El pollo entero al horno siempre tiene un aspecto festivo, que ennoblece incluso una pálida comida de fin de semana. Lo que es maravilloso es que se hace casi sólo :))...

El pollo que hoy preparamos está sazonado con un adobo de sabores asiáticos y tiene un sabor fantástico. La pimienta de Sichuán recién molida, el jengibre, el ajo, el chile y la albahaca tailandesa definen el aroma exótico de la salsa que acompaña al pollo picante.

Ingredientes:
-un pollo entero
-unos pocos dientes de ajo
-algunos chiles
-pimienta de Sichuán (2 cucharaditas) o pimienta negra
-una cucharadita grande de pasta de pimiento
-jengibre fresco (una pieza del tamaño de una nuez)
-2 cucharadas de salsa de pescado (salsa tailandesa)
-2 cucharadas de vinagre de arroz (tailandés)
-150 ml de vino blanco seco
-2 cucharadas de vinagre de manzana (si no tienes vinagre de arroz)
-albahaca tailandesa fresca


Y ahora presentaremos las estrellas aromáticas solas para que se sientan importantes :)):

Pimienta de Sichuán molida en un bol:


Albahaca tailandesa, que es muy distinta de la italiana:



Y aquí está acompañada por una hoja de plátano, esperando a ser usada para servir el pollo.


Chile tailandés multicolor – cuidado con estos pimientos, porque ¡son muy picantes!


Prepara el adobo: mezcla la pimienta gorda Sichúan molida con jengibre rallado, ajo machacado, albahaca tailandesa troceadas y chiles cortados. Añade los líquidos: vino, salsa de pescado, vinagre de arroz y aceite de sésamo (opcional). Mezcla bien.


Añade una cucharadita de azúcar moreno extraído de caña de azúcar. Observa el color y la textura de este azúcar moreno “bio”. Aquí tenemos una imagen del aspecto que tendría el azúcar moreno.


Al final, añade una cucharada de pasta de pimiento.


Yo tengo una salsa picante deliciosa con un aroma extremadamente fuerte y seductor.


El pollo, bien lavado y escurrido, se colocará en este adobo y se quedará en el frigorífico, cubierto, al menso durante 2 horas.


Coloca el pollo en una fuente de horno mayor, cúbrela bien con la salsa y ponla en el horno. Dentro del pollo, pon unos pocos dientes de ajo, una pieza de 2 cm de jengibre pelado y algunas ramitas de albahaca restantes después de que hayas usado las hojas para el adobo.


El horno debería estar precalentado a 180 grados. Cubre la sartén con papel de aluminio o papel de cocinar.


Después de la primera hora, quita el papel, reduce la temperatura a 160 grados y hornea durante otros 45 minutos, rociándole a menudo con salsa hasta que el pollo esté bien dorado.


Sirve con una guarnición de arroz, preferiblemente en un entorno exótico, como en una hoja de plátano.

¡Que aproveche!